ES
Tríptico mural, realizado con esmalte al agua sobre los muros del ex Juzgado de Pudahuel, Santiago, Chile. Esta obra fue realizada en el contexto del Festival Periferia, un festival de intervenciones callejeras y de arte contemporáneo. Estos murales buscan poner sobre relieve el lado humano de los desastres socio naturales de carácter telúrico en Chile. En estos, los afectos, los cuidados, la protección y la fragilidad son aspectos fundamentales. 
El mural rojizo representa la contención emocional de una familia afectada por el terremoto de Illapel de 1971. El mural anaranjado representa a niñas y niños formando una fila en espera de un avión que los saque de la zona afectada por terremoto del 22 de mayo de 1960 en Valdivia. El mural azulado representa a una madre y su hija tratando de evitar los malos olores que se habían originado por la descomposición de cadáveres tras el terremoto del Maule del 27 de febrero de 2010.
EN
Mural triptych, made with water-based enamel on the walls of the former Court of Pudahuel, Santiago, Chile. This work was made in the context of the Periferia Festival, a festival of street interventions and contemporary art. These murals seek to highlight the human side of the telluric socio-natural disasters in Chile. In these, affection, care, protection and fragility are fundamental aspects.
The reddish mural represents the emotional support of a family affected by the Illapel earthquake of 1971. The orange mural represents girls and boys forming a line waiting for a plane to take them out of the area affected by the earthquake of May 22, 1960. in Valdivia. The bluish mural represents a mother and her daughter trying to avoid the bad odors that had originated from the decomposition of corpses after the Maule earthquake of February 27, 2010.
De las geografías afectivas
por Carolina Olmedo Carrasco
Me interesan los afectos de Sebastián Riffo es una intervención mural pensada para el ex Juzgado de Pudahuel, abandonado hace catorce años y vuelto a la vida por algunas semanas durante la gran exposición del Festival Periférica en dicha comuna. Parte de la restauración simbólica y material de este espacio judicial en descuido fue la semana de preparación del evento, consistente en “pulir” un edificio abandonado lo suficiente hasta convertirlo en uno de los mejores centros de arte contemporáneo del país por un tiempo. 
La puesta en escena de Me interesan los afectos implicó así la “regeneración” de un edificio abandonado para convertirlo en una sala de arte. La dignidad como precepto y la dignificación de quien observa se ve reflejada en esta restauración temporal, así como en la propuesta justicialista de la obra de Riffo de una “pintura popular” que, sin embargo, no renuncia a la cita pictórica a la Historia como ejercicio oficializado. Su actitud se mixtura con las discusiones propias de una pintura contemporánea, visibles en el uso concreto de la monocromía y la composición de narrativas visuales que exceden las imágenes de prensa en que se originan. El resultado es un tríptico mural capaz de activar memorias colectivas respecto de la crisis, a través del medio fotográfico y la conexión emotiva con planos de color puro como lenguaje visual abierto a las mayorías.
Este site specific continúa la investigación que Riffo viene desarrollando desde hace años en torno a imágenes fotográficas de terremotos, así como en las representaciones de sus efectos desde la construcción de narrativas sobre el desastre. En lugar de sus pinturas casi abstractas de escombros y fisuras más recientes, próximas a la mirada concreta sobre lo no humano, el pintor nos propone aquí tres imágenes del desastre rostrificado con las cuales resulta sencillo conectarse emotivamente. Tres representaciones que citan a los grandes terremotos de Valdivia (1960), Illapel (1971) y del Maule (2010) desde un paisaje humano, que aborda su dramatismo por medio del retrato colectivo. Esta rostrificación del drama indefectiblemente se construye en base al descalabro de las periferias, en las que se mezclan los restos del temblor con las miserias propias de la marginalidad cotidiana. Riffo intuye la intensificación de esta precariedad en los cuerpos y rostros infantiles populares que aparecen profusamente en las imágenes de prensa de los terremotos en Chile, y cuya representación le permite proponernos una relación afectiva con la periferia a partir de sus llagas históricas habitadas. 
Las estéticas que emergen ante la mirada de las periferias nos hablan de la discontinuidad de la ciudad normalizada, de proyectos inacabados y materialidades precarias que proyectan el deseo latente de su oficialización. El establecimiento de una obra de arte público en medio de un inmueble abandonado ofrece una posibilidad de existencia plástica atada a una modernidad discontinua, en que los destellos de vacío y futuros inciertos otorgan un complemento e intensificación a los paisajes humanos propuestos por Riffo, culminando la instalación en la propia afectación emotiva de quien la experimenta en medio de una ruina. Me interesan los afectos, así como uno de los “abrazos” de Danny Reveco proyectado para los exteriores del ex Juzgado, nos invitan a solidificar el deseo de contar con un necesario espacio de cultura y arte al poniente de la ciudad. Un lugar en que estas piezas puedan seguir existiendo, y las expresiones estéticas dialogantes con la periferia puedan ser protegidas, admiradas y contextualizadas en voz propia.
Proceso de trabajo
Back to Top